Pasar al contenido principal
x

Vista de la torre dels Masos de Millà desde el lado sur

Identificador
25002_06_001
Tipo
Formato
Fecha
Cobertura
Sin información
Idioma
Autor
Juan Antonio Campos
Colaboradores
Sin información
Edificio (Relación)

Torre o castillo dels Masos de Millà (o Torre dels Moros)

Localidad
Millà
Municipio
Àger
Provincia
Lleida
Comunidad
Cataluña
País
España
Descripción

Torre o castillo dels Masos de Millà (o Torre dels Moros)

Desde la carretera C-12, de Àger a Balaguer, un desvío que lleva a Tartareu se adentra en el valle de Alberola y las montañas de Millà. Tras cruzar el pequeño pueblo de Vilamajor y continuar unos 6 km, aparece els Masos de Millà, desde donde sale una vía a la izquierda hacia el mas d’Andal. La torre románica aparece en lo alto de una pequeña loma a la que se llega andando campo a través.

 

No existen documentos medievales que se refieran a esta torre, aunque se supone que formó parte de la red de fortificaciones defensivas existentes en el área fronteriza junto al cercano castillo de Cas y la torre de Fontdepou. Igualmente parece claro que su origen es musulmán, de ahí su sobrenombre, y que tras su toma por los cristianos, estos la reaprovecharon y construyeron la parte superior. A su amparo debió existir un pequeño pueblo que acabó dispersándose en masías.

 

Es una sencilla torre de planta circular de poco más de 2 m de diámetro en su interior, unos anchos muros de 1,6 m y una altura de unos 8 m, aunque originalmente debió tener más de 10 m. Se mantiene en pie casi todo su perímetro, exceptuando el lado meridional. Aunque no quedan rastros de la cubierta, se sabe que tenía dos pisos claramente diferenciados. A unos 4 m de altura, un resalte en el paramento marca el punto donde debía situarse el suelo que separaba el nivel inferior del primer piso, en el que debió situarse la puerta, hoy perdida, así como las tres aspilleras de único derrame que aún se pueden ver. Se aprecian diferencias en la factura y el material utilizado en los dos niveles. Mientras que en el inferior se utilizan sillares medianos, sin trabajar y ligeramente escuadrados, en el superior la piedra es más grande, igualmente escuadrada pero mejor trabajada. Parece ser que a la torre se adosaba una estancia cuadrada o rectangular que habría servido como vivienda. De ella sólo se conservan los restos de un muro de unos 7,5 m de largo y de unos 120 cm de grosor, construido con grandes sillares, que nacía adosado a la torre hacia el Este, y los cimientos de otro, que se desarrollaba hacia el lado opuesto. Se desconoce cómo pudo ser, pero posiblemente se habría parecido a otras conservadas en poblaciones cercanas.

 

Los especialistas, teniendo en cuenta su origen islámico, han datado, por lo menos el primer piso de la torre, en torno al año 1000, mientras que el segundo nivel correspondería a una cronología algo posterior.

 

Texto y fotos: Juan Antonio Campos

 

Bibliografía

 

Buron i Llorens, V., 1989, pp. 176-177; Catalunya Romànica, 1984-1998, XVII, pp. 142-144; Fité i Llevot, F., 1986b, pp. 46-49; Fité i Llevot, F., 1986c, pp. 119-129; Fité i Llevot, F., 1993, pp. 63-64; Martínez Lillo, S., 1990