Pasar al contenido principal
x

Vista exterior desde el sur de Santa Eugènia de la Régola

Identificador
25002_07_002
Tipo
Formato
Fecha
Cobertura
Sin información
Idioma
Autor
Juan Antonio Campos
Colaboradores
Sin información
Edificio (Relación)

Santa Eugènia de la Régola

Localidad
La Regola
Municipio
Àger
Provincia
Lleida
Comunidad
Cataluña
País
España
Descripción

Capilla de Santa Eugènia de la Régola

A la Régola se llega en pocos minutos por la carretera C-12 que va de Àger a Tremp. En lo más alto de la sierra que domina el pequeño pueblo se encuentra la capilla dedicada a santa Eugenia, accesible desde el municipio, andando o en todoterreno, por un camino de tierra que se toma unos kilómetros antes de llegar a la Régola, a la altura de un puente. Existen varios documentos que citan de manera indirecta a Santa Eugènia de la Régola. Así, la primera mención directa que se ha encontrado data del año 1145, cuando el caballero Pere Exabel dejó en testamento unos olivos situados cerca de dicha iglesia. Posteriormente, vuelve a aparecer en el testamento de Berenguer de Montlleó, fechado en 1343, que la nombra sin referirse al edificio en concreto. Desde que en el pueblo se construyó la iglesia parroquial de Sant Julià, Santa Eugènia pasó a ser una capilla o ermita dependiente de ella.

 

Se trata de un edificio pequeño y muy sencillo, formado por una sola nave cubierta con una bóveda de cañón simple, y techada a dos aguas con tejas árabes, y un ábside semicircular liso, cubierto con bóveda de cuarto de esfera y en cuyo centro se abre una pequeña ventana rectangular de derrame simple. Sus muros son lisos y bastante anchos, y están construidos con mampostería de tamaño y disposición irregular. En el paramento sur hay una pequeña ventana de similares características que la del ábside. La puerta, que está muy reformada, se encuentra en la fachada oeste y da acceso a un espacio interior reducido y oscuro. Aunque los muros siguen estando huérfanos de cualquier tipo de decoración, pueden apreciarse unos nichos rectangulares de diferente medida y profundidad que aparecen alineados a lo largo de las dos paredes laterales. El estado de la capilla es bueno, ya que fue restaurada en la década de 1990, momento en el que se volvió a recuperar la tradicional romería que desde entonces vuelve a tener lugar cada mes de septiembre.

 

Considerando sus características constructivas, los especialistas no han podido datarla con exactitud, ya que podría tratarse tanto de una obra arcaica de inicios del siglo xi como de una obra del siglo xii con una factura rústica.

 

Texto y fotos: Juan Antonio Campos

 

Bibliografía

 

Catalunya Romànica, 1984-1998, XVII, p. 141; Fité i Llevot, F., 1985, pp. 390-391; Vidal Sanvicens, M. y López i Vilaseca, M., 1984, p. 407.