Pasar al contenido principal
x

Semblanza de Miguel Ángel García Guinea, Presidente de Honor de la Fundación Santa María la Real

Miguel Ángel García Guinea falleció a los 90 años tras una dilatada trayectoria dedicada al estudio, protección y divulgación del patrimonio. Nació el 22 de julio de 1922 en Alceda y sus primeros años de vida transcurrieron a caballo entre esta localidad y Naveda, ambas situadas en Cantabria. Se licenció en Filosofía y Letras en la Universidad de Valladolid y se doctoró en 1954 con una tesis sobre el Románico en Palencia. Fue docente en la Universidad de Valladolid (1947-1957), en la de Madrid (1957-1960) y en la de Cantabria (1978-1986), así como en la Escuela de Turismo de Cantabria, entre 1966 y 1998.

Fue director durante 25 años del Museo Regional de Prehistoria y Arqueología de Cantabria.

Hay que añadir a esta febril actividad su periodo como consejero de Bellas Artes (1962-1979), su pertenecía al Patronato de Altamira (1964-1979), fue fundador de la Institución Cultural Cantabria (1967), director del Instituto de Idiomas de la Universidad de Santander (1973-1979) y fundador y primer presidente de la Asociación Cantabria en Castilla (1979-1980).

El Parlamento de Cantabria le entregó el título de ‘Hijo Predilecto’, «por su extraordinaria actividad profesional en la conservación y difusión del Patrimonio Cultural de España y en particular de Cantabria».

Por su parte la Fundación Santa María la Real de Aguilar de Campoo le distinguió con la Medalla de Oro, gracias a su labor como director junto a Peridis de la Enciclopedia del Románico en la Península Ibérica. Actualmente era el presidente de honor de la entidad aguilarense.

 

 

 


 

 El profesor Miguel Ángel García Guinea junto a José María Pérez 'Peridis' durante la reunión del Patronato de la Fundación Santa María la Real celebrado en diciembre de 2011, cuando se nombró Presidente de Honor de la entidad al profesor cántabro.



Rescatamos para la ocasión una semblanza que de él realizó Esteban Sainz Vidal, patrono de la Fundación Santa María la Real y que además colaboró estrechamente con Miguel Ángel García Guinea en la elaboración de los tomos referentes a Cantabria de la Enciclopedia del Románico en la Península Ibérica. Esta semblanza fue publicada en La Revista de Cajacantabria en su número de Abril-Junio de 2009.

 

“En el fondo sé muy bien que conmigo me llevo las últimas soledades del monte

y, casi casi, los últimos latidos de una época. Muy pocos de los que vivan detrás

de mí podrán sentirse, como yo, hijos directos de la tierra. Los dioses y los mitos

se han ido, día a día urbanizando.”

 

M.A. GARCIA GUINEA “El Santoral del chozo”

 

Pudo haber sido naturalista, biólogo, astrónomo, geólogo, jardinero o pastor. Hubiera disfrutado en cualquier actividad que le permitiera el contacto permanente con la naturaleza, con el paisaje, su gran pasión, su inspiración, su referencia en la búsqueda del equilibrio y la armonía. Pero Miguel Ángel García Guinea (Alceda 1922), ha optado por dirigir su inteligencia, curiosidad y enorme tesón, a la investigación histórica. El resultado, una ingente producción de libros y artículos, que nos han aproximado magistralmente y con un estilo inconfundible, a la realidad de las personas que nos precedieron hace siglos en la ocupación de esta misma tierra, que ahora nosotros habitamos.

Dedicar una vida profesional a la investigación y hacerlo con solvencia, está al alcance de pocos. Jubilarte de tu trabajo “oficial” y poder mantener una mente especialmente lúcida y una energía insólita, que te permita durante más de veinte años, continuar con una actividad si cabe más productiva, es excepcional.

 

Foto: J.M del Campo

 

Miguel Ángel García Guinea ha conseguido ambas cosas. Cursó estudios de Historia en la Universidad de Valladolid y se doctoró en la de Madrid con premio extraordinario. Fue, entre otros muchos cargos, Conservador del Cuerpo Facultativo de Museos, profesor adjunto de la Universidad de Cantabria, director del Museo Regional de Prehistoria y Arqueología de Santander y Presidente del Centro de Estudios del Románico. Ha participado en numerosos estudios y excavaciones arqueológicas en sitios tan dispares como Israel, Egipto, Estados Unidos, México, Italia o Grecia y en decenas en nuestro país entre las que destacan, Cildá, Quintanilla de la Cueza, o las cuevas de Caulventi, Piélago, Morín, etc.etc.

 

García Guinea y miembros del Instituto Sautuola. Foto: J.M del Campo

 

Durante su dilatada vida, ha sido enérgico en la defensa e incansable en la difusión del patrimonio cultural de nuestra región. Fue consejero provincial de Bellas Artes, director de la Institución Cultural de Cantabria. Creó el Seminario Sautuola y la revista de arqueología del mismo nombre, cuyo último número se ha presentado recientemente. Su labor de investigación es tan amplia como diversa, se extiende desde los arcanos del Paleolítico al siglo XX. Es arqueólogo, prehistoriador y etnólogo, pero ante todo y principalmente historiador. Su más reciente actividad se ha orientado de nuevo hacia el mundo medieval y el arte románico, dirigiendo junto con el arquitecto José María Pérez “Peridis” la monumental obra de la Enciclopedia del Románico en España, no finalizada aún, pero que cuenta ya con 26 tomos publicados, tres de ellos dedicados a Cantabria.

Cuando uno se asoma a su abrumadora obra –imposible de sintetizar en estas líneas- se pregunta por el origen de esta energía creadora. Conociendo y escuchando al protagonista, uno concluye que los mágicos nutrientes que le permiten ese impulso irrefrenable de producción intelectual, son principalmente dos; un afecto íntimo por la esencia pura del ser humano y la búsqueda de lo bello como necesidad vital.  

 

Por Esteban Sainz Vidal. 

Semblanza publicada en La Revista de Cajacantabria en su número de Abril-Junio de 2009